Crema de anacardos (¡1 ingrediente!)

Si eres fan de la crema de cacahuetes o de almendras, esta receta te va a encantar. Esta crema de anacardos es super cremosa, y su sabor suave la hace ideal para todo tipo de recetas dulces y saladas. La puedes usar para repostería, untarla en una tostada, ¡o simplemente comértela con cuchara!



Esta es una de las recetas más fáciles y ricas del mundo. Solo necesitas unos anacardos y una batidora o procesador de alimentos potente para hacer la crema de anacardos más deliciosa.

Hacer cremas o mantequillas de frutos secos es un proceso sencillo. Sin embargo, estos trucos que te voy a compartir llevarán a tus cremas de frutos secos a otro nivel. ¡Vamos allá!

#1 Muchos anacardos


Si quieres que quede extra cremosa tienes que usar un montón de anacardos. Yo utilicé 400g de anacardos que había tostado antes en el horno. Quizá te parezca que son muchos, pero esta es la cantidad que necesité para obtener un bote de crema de anacardos.

#2 Tuéstalos


Este paso es esencial. Tostar los anacardos no solo aumenta su digestibilidad, sino que les da un punto crujiente que hace que sean más fáciles de triturar. No obstante, asegúrate de que los dejas enfriar por completo antes de echarlos a la batidora.

#3 No añadas líquidos


Por tentador (y lógico) que pueda parecer, no añadas agua en aras de obtener una textura más suave de manera rápida. Solo conseguirás endurecer la mezcla y que sea más difícil obtener esa cremosidad que buscas.

Y lo mismo ocurre con el aceite. No solo le cambiará el sabor, sino que hará la crema demasiado grasienta. Además, son calorías extra que no necesitas, porque los anacardos ya son altos en grasas saludable.

#4 ¡Sigue triturando!


Ese es el secreto. Lo sé, llega un momento en que parece que ya casi está, pero aún no es todo lo cremosa que debería. Quizás estés cansado/a y pienses que no pasa nada porque esté un poco grumosa. Pero por favor, no lo dejes en este punto. Te prometo que esos minutos de triturado extra valen totalmente la pena.

Sin embargo, ten en cuenta cómo de potente es tu electrodoméstico. Si el aparato empieza a sobrecalentarse o huele a quemado, déjalo reposar unos 30 min y luego continúa.



Una vez que tu crema de anacardos tenga una textura suave y aterciopelada, puedes:


  • Añadirla a tus recetas de repostería

  • Preparar salsas y aliños

  • Untarla en crackers o tostadas

  • Comértela con la cuchara (¡esta es mi favorita!)


Y si te gustan las cremas de frutos secos, te recomiendo que le eches un vistazo a mi deliciosa Nutella saludable. Puedes ver la receta aquí.


Si te gusta esta receta tanto como a mí, por favor, ¡házmelo saber en los comentarios! Pruébala, compártela y publica una foto en Instagram, etiquetándome como @iambelemgarcia y con el hashtag #VidaTula. ¡Me encantaría ver el resultado!



Crema de anacardos (¡1 ingrediente!)



Ingredientes

Para 1 bote


400g de anacardos crudos*


* Esta es la mínima cantidad que yo necesito para obtener una textura cremosa. Sin embargo, si tu batidora es pequeña puedes reducir las cantidades, para que haya suficiente espacio y se puedan triturar bien. Del mismo modo, añade más anacardos si quieres preparar más de un bote.



Preparación


  1. Precalienta el horno a 180ºC. Coloca los anacardos en una bandeja para horno y tuéstalos hasta que estén dorados, sobre unos 10 minutos (ten mucho cuidado de no quemarlos). Una vez hecho esto, déjalos enfriar por completo.

  2. Transfiere los anacardos a un procesador de alimentos o batidora potente, y tritura hasta que se forme una pasta.

  3. Sigue triturando hasta que esté cremosa y suave, y no haya trocitos de anacardo visibles. Viértela en un bote de cristal y guárdala en la despensa a temperatura ambiente.

Follow me on Instagram

  • Blanco Icono de Instagram

Stay  up to DATE

Subscribe to my newsletter to receive exclusive content

© 2021 Belem García  |  All Rights Reserved  |  Terms and  Conditions